Políticos “La realidad de España está en la calle, pero sólo salís en campaña ¿Cuándo vais a mover el culo?”

Estamos en plena precampaña electoral municipal y hay carnaza para valorar como ciudadana y como periodista que ha participado en dos como profesional, y que abandonó el barco ante tanto descaro (muy largo de contar)

Y como mi foco de interés ahora se centra en los emprendedores, hasta me ilusioné con una propuesta en planos de Escuela de Emprendimiento para la próxima legislatura en Sanlúcar (no voy a hablar de colores políticos) Poco tardó la oposición en hacer rueda de prensa para asegurar que me engañaban, que eso no era posible. Lo vi en redes sociales y  participé de esa noticia confesando que me había ilusionado y que por qué no cambiaban el enfoque ¿Qué es lo que tenían ellos en su programa para nosotros? En pocos minutos lo tenía en mi correo. Joder ¡Haber empezado por ahí! ¿Cuándo carajo se vais a enterar de que los ciudadanos estamos HARTOS de las campañas de desprestigio? Ya no funcionan, es la realidad de la calle. Lo que ocurre es que sólo salís en campaña. Agregad a la notita de prensa cuál es vuestra idea y ya nosotros valoramos y decidimos libremente.

¿Cuándo carajo se vais a enterar de que los ciudadanos estamos HARTOS de las campañas de desprestigio. Ya no funcionan, es la realidad de la calle. Lo que ocurre es que sólo salís en campaña.

Entonces yo me pregunto ¿Crítica constructiva o crítica destructiva? Ellos siempre destructiva. Entonces no es posible decir: ¡Vaya! ¡Pedazo de idea! Nosotros la apoyamos porque es lo mejor para mi ciudad (toma ya, me he pegado contra un muro y me sale hasta la mosqueta del golpe) La ciudad y nosotros somos lo de menos. Lo de más es ganar al precio que sea, los colores políticos y aprovechar que nos dejamos tratar como borregos (porque aquí todos, TODOS, somos responsables)

Y claro siguiendo esa dinámica, gobernar en minoría es una locura porque el partido ganador quiere IMPONER sus ideas y tiene miedo al debate y porque la oposición está entrenada para decir NO aunque la propuesta que está encima de la mesa sea de puta madre. Para eso están los pactos (deberían prohibirlos YA) Es un círuclo vicioso y asqueroso.

Y eso no es democracia. Democracia es debatir y no imponer por mayoría. Democracia es que si los ciudadanos acaban en las urnas con el bipartidismo para que haya un poquito de cada, lo dejemos así. Hemos hecho algo diferente porque queremos resultados diferentes. No para pactos sobre la mesa y otros encubiertos ¿De verdad creen que no nos damos cuenta? Ah, vale, pero nos dejamos.

Como ese patazo en caca, fruto de no estar en la calle, tenemos múltiples ejemplos. Interpertemos ahora los mítines, totalmente desfasados. Autobuses preparados para un lleno de la sala para la foto y el vídeo de las noticias, y horas de llamadas y casi acoso para que los afiliados vayan al sitio (de los que sólo se acuerdan en campaña).

Señores políticos, el verdadero líder atrae no persigue. Y lo más importante, escucha, no va de gurú. Pero aún se hace como antaño. Entra el del mitin, suena la música de partido y todo el mundo aplaude y a callar. NO, eso no funciona, vete a la calle, escucha, aprende y a partir de ahí me propones porque probablemente no hayas vivido de otra cosa que no sea de la política, y no tienes ni puta idea de cómo obtener un sueldo digno o administrar la mierda que nos pagan, porque nunca has tenido que hacerlo o ya ni te acuerdas.

Señores políticos, el verdadero líder atrae no persigue. Y lo más importante, escucha, no va de gurú

Y nada, dejad de intentar parecer cercanos para la foto, de dar la sensación de que sólo en vuestras manos se arreglarán las cosas y gastar vuestra energía para cargar contra la competencia porque estamos cansados. Pero de TODOS. Aquí no hay colores.

¿Mi propuesta? Para los partidos:

  • Crítica constructiva (no destructiva)
  • Ser (no parecer)
  • Más escuchar y menos hablar
  • Salir de los despachos y descubrir que hay una realidad paralela lejos del sillón, el aire acondicionado y la calefacción

Y a ti (y a mí) como ciudadanos, que se nos remueva un poco el alma cuando nos tratan como un borrego, lo sabes, te dejas y permites que las cosas, lejos de seguir igual (y mantenerte en tu zona de confort, aunque duermas con muelles en la espalda) empeoren. Así que ya es hora. Asume tu responsabilidad.

Anuncios

Si estar en las nubes cuesta tan poco ¿por qué apenas volamos?

La vida no es justa. Hasta ahí tú, yo y todos estamos de acuerdo ¿Verdad? Sigamos pues. Ante esta circunstancias tenemos dos opciones:

  1. Revolcarte en tu charca como un cochino
  2. Enchufar la manguera y darle presión para quitarte la mierda tú solit@

Nada mejor que un ejemplo que es lo que me lleva a escribir esto hoy. Hace pocos días recibí una llamada. Alguien había pensado en mí para una oportunidad en una institución que me ilusionaba (por no decir requetechiflaba). Empezamos a ver documentación de ésas básicas de titulaciones y experiencia laboral. Nerviosilla me puse, pero aún no lo veía opción cercana.

El lunes vienen a entrevistarme dos personas más y, también entendieron que era una opción estupenda ¡Joder! ¡Que esto va en serio! Y ya empiezo a creérmelo. Así que envían toda mi documentación y experiencia (que no es poca, humildad (y paciencia) a un lado) pero un inspector externo, de los que revisan papeles y no personas, decide que no, que no soy válida. Entre otras cosas porque mi Licenciatura de Periodismo no está relacionada con el Marketing ¿Hola? ¿Sabe usted que las dos carreras tienen sus dos primeros años con asignaturas exactas? Cosas de la burocracia…

Bien, ante esta situación nos encontramos las opciones que dimos al principio. Venga va, vamos a sincerarnos. Primero opté por la primera. Para qué mentir. Inicialmente me fustigué por permitirme SOÑAR con la posibilidad que muchas veces he anhelado. Luego pasé a la autocompasión. Es lo más fácil. ¡Por quéeeeee! Pero por qué sieeeeeempre me cuesta taaaaaanto toooodo lo que hago. (Pataleta ésas de soltar zapatos con la fuerza de las patadas casi voladoras)

Y mira, me lo permito. Porque las emociones hay que soltarlas. Pero es que luego la vida sigue.

Voy a empezar a darle presión a ese grifo. ¡Caca fuera! Vamos a sacar lo bueno de todo esto

  1. Si estar en las nubes cuesta tan poco ¿por qué apenas volamos? ¿Por miedo a que no lo consigamos? ¿Al qué dirán? ¿Al qué te dirás? Al carajo pipa, yo me voy a seguir agarrando a Einstein y su “Como no sabía que era imposible, lo hice”
  2. Así que tres personas capacitadas han confiado ciegamente en la posibilidad de que mi perfil iba a entusiasmar al alumnado (sí, era formación). Anda, pues sí que lo valgo. Y sumo. Empresas con las que he trabajado en todo este tiempo corrieron hasta en fin de semana a certificar mi labor en sus negocios. Y olé. Qué de relaciones humanas sólidas he labrado durante este tiempo…respiro hondo y ya no huele ni mal.
  3. ¿No haberlo conseguido implica no ser capaz? Jamás. Simplemente no es mi oportunidad ni mi momento. Las cosas tienen que suceder de manera natural. Si no están para ti. No lo fuerces.

Así que ahora estoy otra vez satisfecha con lo que he aprendido estos días y con las conclusiones que adquiero de las experiencias. La vida es cuestión de actitud. Tú decides qué camino elegir. Yo me quedo con el de volar (alto, muy alto) y ver las nubes ahí que parecen tan cómodas y apetecibles que dan ganas de romper la ventana y salir fuera. Y da igual si las cosas no salen porque cuantos más sueños te permitas, más ilusiones tienes a las que agarrarte. Rompe con el miedo a caerte porque (si quieres) te levantarás. No piensen en el que dirán porque lo importante eres tú y todo lo que crees en ti. Y…voy a acabar con una frase de Erich Fromm que me han dejado como comentario dentro de este blog:

Hay que ser feliz en el proceso de vivir cada día más, sin importar el avance que el destino nos permita realizar, porque vivir tan plenamente como se puede resulta tan satisfactorio que es difícil preocuparse por lo que uno logra o no.

“¡Arsa!” Digestión del día acabada ¡Me voy al baño a soltar lo que quedaba ahí dentro! ¡A seguir!

Regla María Gómez Tejada

En Twitter @RegliGomez

Cuánto tiene que ingresar un autónomo para ganar 938€ al mes

“Estimados” políticos que me “representan” como ciudadana:

Licenciada en Periodismo y Máster en Comunicación Corporativa, presto servicios de comunicación y dirección de equipos. Es decir, soy autónoma y vendo tiempo. Hoy por circunstancias, el día se me hace especialmente cuesta arriba. Por eso de lo difícil que nos lo ponen a los jóvenes (y no tan jóvenes) emprendedores aquí en España.

Ya que el sistema no me crea oportunidades, hace dos años y medio decidí ser yo la que apostara por mí, y me arriesgué y emprendí. Un poco a ciegas, porque no tenía ni idea del negocio que tenéis montado con mis impuestos. Vamos a ir por partes partiendo de una conclusión clara: Señores, tengo que facturar 2.000 euros para poder ganar 938 limpios, y eso que en mi caso no tengo que pagar local ni gastos de ese tipo. ¿Estamos locos? Pues una asume el reto, pero HOY reconozco que es agotador. Vamos por partes.

  1. Mi seguro de autónoma cuesta 290€. Sin saber de entrada si voy a tener algún cliente o no, si va a ser un buen mes o no. Pero hay que pagar esa cuota y a veces me pregunto para qué, porque los derechos que luego puedo tener para bajas, pensiones o cese de actividad son de risa (o llanto, según se mire). Sin embargo, en Francia el primer año no se paga nada y se tiene derecho a todo y luego los impuestos giran en torno al beneficio. Al igual que en Reino Unido, con un seguro que oscila entre los 13 y los 58€ mensuales ¿No os da vergüencita?  Pero espera, que aún queda. Sigamos.
  2. El IVA: Vamos a continuar sumando. El 21% de lo que facturo hay que destinarlo al Estado, para nuestro “Sistema de Bienestar”, claro está. (Voy por mi calculadora)
  3. El IRPF: El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas: ajam, otro 20%  aplicado a mis beneficios ¿Pero estamos locos? Y claro, cuando vas a una asesoría a darte de alta como autónoma y te explican todo esto, no piensas en lo que supone en la práctica. A mí me lo tuvo que hacer ver mi psicóloga, a quien tuve que acudir año y medio después de autoemplearme, cuando mi sistema mental se desbordó tras trabajar más de 60 horas semanales para poder abarcarlo todo.

Luego, buscando exactitud de números, le  pregunté a mi asesor, Salvador Aragonés (el mejor que conozco por cierto) lo siguiente ¿Cuánto tengo que facturar para ganar 1.000 euros? Y me hizo este cuadrito maravilloso.

casuistica

Analizando la cosa. Si quiero ganar 938,25€ tengo que ingresar 2.000€ ¡Por el amor de dios! En gastos varios metemos asesoría, teléfono, gasolina y todas esas cosas. Todo lo demás, 831€ va para el Estado.Tras ver esto, es inevitable la indignación. Perdona, ¿es mi percepción o me están robando en mi cara?

Y yo me río cuando Monedero factura en dos meses recién creada la empresa 425 mil euros , el sumario de los ordenadores de Bárcenas se pierde en la Audiencia y de regalo le dan vacaciones en Baqueira. Qué más da si nos ha robado millones de euros.  También tenemos los 2 mil millones de fraude en las formaciones en Andalucía ¡Arggggg!

¡Venga vamos! Ustedes cobrando millonadas y estafando mientras nosotros, los curritos de a pie nos partimos la cabeza para ingresar 1.000€ a costa de jornadas interminables y malvender el tiempo ¿Se entiende que esté cabreada verdad? Pues aún no he acabado.

  1. ¿A qué tengo derecho con este pago de impuestos? Déjame que dude porque siempre se ha hablado de las pensiones que le quedan a los autónomos que se supone que por ser empresarios ya somos ricos y sobrevivimos en la vejez con cuatroscientos y poco. Tampoco tengo derecho a baja, así que si no trabajo, directamente no cobro. En la mejora esa supuesta que nos hicieron dicen que sí, pero si te dan 400€, te das de baja y tienes que seguir pagando 290, las cuentas no me salen. Y luego el supuesto paro ese que tenemos. Si damos tres años de pérdidas, claro. Pues ahora decidme quién aguanta 3 años trabajando sólo para pagarles a ustedes vuestras vidas de marqueses.Perdonen que os diga, pero lo que hacéis con los empresarios se llama ESTAFAR.

Y nada, que el otro día leí un artículo que me contaba que tener ira y estar enfadada y rabiosa son sentimientos necesarios. Y hoy lo estoy porque estoy hasta el mismísimo de trabajar incansablemente y porque creo en la mentalidad emprendedora pero el sistema no lo permite.

Y como existen las redes sociales voy a colgar este texto en todas las de los políticos que vea por el camino ahora que estamos en campaña, a ver qué respuesta dan a esto y qué soluciones hay previstas. Luego hacer una recopilación por partidos.  Puede ser hasta divertido.

Terminar diciendo una cosa: en una conversación que tuve en una ocasión con alguien hace unos cuatro años yo dije: es momento de sobrevivir y esa persona me contestó: “pues yo quiero vivir”. Toditita la razón. Pero déjenme

Regla María Gómez Tejada

Después de superar la barrera del millón de visitas y llevar todo el fin de semana leyendo comentarios y atónita con la viralidad de este post me gustaría ampliar con algunos comentarios más, si me permitís y os apetece seguir leyendo:

  1. Mi queja o molestia no la provoca el tener que pagar impuestos. Para nada. Asumo mi responsabilidad como contribuyente a un Sistema de Bienestar que deseo (aunque se tambalee). Lo que me indigna es el abuso  y cómo repercute en los más débiles. Aquí hablamos de autónomos pero somos muchos colectivos más los afectados. No compitamos entre nosotros, vamos a unirnos mejor.
  2. Entiendo que puede que mis números no sean 100% exactos. No hay exactitud para los autónomos y tampoco tengo la suficiente educación financiera, por qué no voy a reconocerlo. Pero este cuadro me sirve para tener como objetivo facturar 2.000€ y seguir viviendo. Lo aclaro para quienes han cuestiondado (respetablemente)el tema. El cuadro puede tener errores. Pero no he incluído (por ejemplo)  que, si me quiero ir de vacaciones, también hay que sacarlo de ese presupuesto.
  3. Que me queje no significa que quiera abandonar mi barco. Soy la capitana de mi vida y quiero seguir luchando por estar a flote. Pero también es importante alzar la voz. De hecho, no la he alzado sólo yo. Este artículo se ha convertido en viral y da lugar a la reflexión. Algo habrá que cambiar ¿o es cosa mía?
  4. Y bueno, que este fin de semana he aprendido mucho de todos, de los comentarios positivos y negativos y disculpad si aún no he dado vía libre a todos los comentarios en el blog que siguen en moderación. No he tenido tiempo físico. Pero tened la seguridad de que los estoy aprobando todo. Creo en las discrepancias y el debate, es la única fórmula para la democracia.

El amor no depende de las margaritas

Y un día vas y te sorprendes. Pero  pareces estar esperando a que meta la pata, a ver el trasfondo. Cosas de la intuición, que a veces se equivoca. Ese momento no llega. Y es que es posible. Aunque esta sociedad que nos ha tocado vivir se empeñe en amores de usar y tirar, existen otras fórmulas de querer.

Pasan los días, los meses y espero que los años y cada momento reconforta. Porque llegas de trabajar y mientras se ducha tú empiezas a preparar la cena y mientras me subo yo, él la remata y la lleva a la mesa. Trabajo en equipo lo llamamos.

Porque un día enfermas, y aunque una especie de orgullo gilipollas te grita en silencio que no te dejes ver así de mal, sus palabras inoportunas para animarte y sus gestos de ¿cómo puedo hacerlo para que te encuentres mejor? te dan un toc toc en la espalda ¡Qué más da, llora!

Y acaba el día y estás deseando contarle todas tus cosas. Primero unos minutos de “muro de lamentaciones” para acabar recordándonos, que sí, que nos estamos quejando, pero para pasar a seguir tomando conciencia de que son minudencias. Luego nos recordamos las miles de cosas buenas que nos pasan en el día. Llega el bienestar. Unas horas después, un día más, y a las 7.47 siempre los buenos días con el deseo de que pase bonito y bien.

No, no es cosa de un día para otro. Muchos tipos de amores existen. Después de tapear en varios lugares me quedo con éste. El que empieza con una quedada para el cine, una cena, un paseo para una puesta de sol, un fin de semana, otro y otro y cada vez te apetece más esa compañía. Compañía, compañero de batallas ¿no es esa la parte más importante de las relaciones? Hasta que decides con reticencias y miedos que tal vez… y llega otra etapa, la de conocerse muuuucho más a fondo. Ver qué te ofrece y comprobar que lo que tú puedes dar es lo que él necesita o quiere.

Llega un tú, un yo y hay cabida para el nosotros. Se habla de hoy, pero se sueña el mañana .Y “mecagonlamá”, esto es para sentarse, pensar y gritar ¡pero qué afortunada soy!

Y esto no es una declaración de amor, que también. Es un alegato por las relaciones saludables, esas que siempre hacen bien. Renunciemos a las relaciones margaritas: me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere. Elige a quien siempre te quiera. Los mejores caminos en conjunto son los que te aportan y los que permiten que estés donde estés y con quién estés, siempre seas tú. Un tú muy enriquecido porque en una parcela de tu vida se ha instalado un nosotros lleno de sentimientos y buenas intenciones ¡A seguir! Bueno, no sin antes este poema de Jorge Bucay,. Si te apetece, te lo quedas como hoja de ruta

Quiero
Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mí.

Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.

Quiero que sepas, que hoy, hoy puedes contar conmigo. Sin condiciones.

Quiero aprender
Quiero aprender a oírte sin juzgarte,
Quiero que me enseñes a opinar sin darte consejos,

Quiero aprender a confiar en mí sin exigirme,

Quiero enseñarte a ayudarme sin intentar decidir por mí,

Quiero aprender a cuidarte sin anularte,
Quiero que me enseñes a mirarte sin proyectar cosas en ti,
Quiero que aprendas a animarme sin empujarme,

Quiero enseñarte a abrazarme sin asfixiarme,

Quiero aprender a sostenerte sin hacerme cargo de ti,
Quiero que me enseñes como protegerte sin mentiras,

Quiero aprender a acercarme a ti sin invadirte,
Quiero que aprendamos a aceptar las cosas del otro que más nos disgusta, tanto como para no pretender cambiarlas,
Quiero que hoy, después de lo aprendido yo de ti y tu de mi, seamos capaces de elegirnos otra vez sin condiciones.

 

Jorge Bucay